mayo 26, 2022
Madrid, España
Uncategorized

Venenos

“… El secreto que custodia la semilla es el de la vida; pero esta semilla es de cicuta, también da la muerte….” 
Tendríamos que plantearnos cuantas de las muertes “naturales” ocurridas a lo largo de la historia en realidad han sido debidas a envenenamientos. Una buena fabada en la que fueran mezcladas unas pocas semillas de ricino, casi idénticas a las alubias, resultaba un plato mortal. Además, los síntomas de la intoxicación aparecían horas más tarde, por lo que se hacía imposible intervenir con un antídoto. En este sentido es mucho más tremenda la acción de algunas setas como el agárico. 
Se encuentran casos de envenenamiento que se manifestaban después de un mes, cuando ya muchos órganos de la víctima habían perdido definitivamente sus funciones. Mucho más rápida es la acción de la esencia de sabina, que era usada como abortivo. Causaba una grave congestión de vientre, graves daños a la parturienta e incluso la muerte. En el mejor de los casos solo provocaba el aborto 
El envenenamiento por el consumo diario de pan preparado con harina de neguilla es más sutil, pero también más arriesgado, pues requiere una gran constancia y su administración debe ser continua. A este se le pueden añadir semillas o bayas de acónito, belladona, fitolaca y brionia que le proporcionaran un aspecto más apetecible. Con estos últimos, también se puede preparar una mermelada que asegura una dulcísima agonía. 
Al principio el intoxicado se siente débil, con el paso del tiempo su estado empeora y adelgaza hasta tal punto que pierde movilidad. La debilidad le llevara inevitablemente a una muerte cuya causa será difícil de determinar. 
Menos dulce, pero siempre inevitable, es morir a causa de la cicuta, veneno usado desde la antigüedad para los condenados a muerte, como en el caso de Sócrates. Durante la Inquisición, después del auto expiatorio, algunos verdugos “misericordiosos” suministraban cicuta a los condenados para acabar con sus sufrimientos.
  • Muchos si los conocia, pero es cierto, que hay un monton de ellos.

  • espero que este artículo no llegue a manos de la persona incorrecta

  • sabia que existian muchos ademas en la propia naturaleza,, pero la verdad que alguno no conocia, muy buen articulo.

  • Por Dios, no tenía ni idea de que existieran tantas clases de venenos y a la mano de cualquiera

Leave feedback about this

  • Interés
  • Redacción
  • Temática

PROS

+
Add Field

CONS

+
Add Field
Choose Image
Choose Video