septiembre 26, 2022
Madrid, España
Uncategorized

LA VERDADERA HISTORIA DE CARLA MORAN

Esta historia real trata de agresiones sexuales a mujeres por parte de seres paranormales, que suceden con mucha frecuencia y son atribuidas a íncubos y súcubos (demonios atraídos por las féminas humanas)
 En el año 1974 Carla Moran denunciaba en psiquiatría de la universidad de California haber sido violada repetidas veces por un ser invisible, según las palabras de esta mujer, todas las noches en su dormitorio era poseída carnalmente y en contra de su voluntad por una entidad desconocida e invisible que la violaba repetidas veces, la golpeaba por todo el cuerpo dañando todo su cuerpo y sobre todo sus genitales.
Los psiquiatras atribuyeron el relato a desordenes psíquicos de la mujer, más tarde cambiaron de opinión. Las magulladuras que Carla presentaba no podían de ningún modo haber sido provocadas por ella misma, es decir no podía ser explicadas científicamente.
Los especialistas entrevistaron a la mujer, hijos, familia y allegados para recolectar hasta el mínimo detalle de la historia. Para la sorpresa de todos, los interrogados coincidieron afirmando haber presenciado el flagelo que el Ente le propiciaba a Carla. Con el tiempo se demostró que la mujer era estable emocionalmente y no padecía ningún trastorno mental. Carla fue sometida a muchas sesiones de hipnosis regresiva, que no sirvieron para nada.
Un equipo científico de paranormal se instaló en la vivienda de la Carla para documentar las agresiones, durante esa estancia los científicos vislumbraron orbs (bolas de luz) que rodeaban siempre a la mujer, los orbs fueron plasmados en fotografías, los científicos presenciaron estallidos de bombillas, una alacena que se abría sola y salía una cacerola disparada, después de este suceso Carla gritó (está delante de mi cara), los investigadores intentaron fotografiar al ente consiguiendo una imagen del torso de Carla pero su rostro aparece borrado, la foto fue tomada justo cuando la mujer dijo (está delante de mi cara)
Carla afirma que el atacante es un hombre, al menos tiene anatomía de uno y que a veces está acompañado de otras criaturas que se encargan de sujetarle las piernas, brazos mientras éste la penetraba.
Desesperada la mujer se trasladó al laboratorio de la universidad de California, donde vivió en una casa de cristal diseñada exclusivamente para ella y totalmente monitoreada por cámaras de seguridad, la primera noche fue atacada, los que lo presenciaron vieron como el cuerpo de la mujer se retorcía, movía como si alguien en verdad la tomara sexualmente.
Se dijo que Carla era presa de sus propios traumas, ya que durante las sesiones de hipnosis salió a la luz el hecho de abusos sexuales de los cuales había sido víctima de niña.

Leave feedback about this

  • Interés
  • Redacción
  • Temática

PROS

+
Add Field

CONS

+
Add Field
Choose Image
Choose Video