octubre 4, 2022
Madrid, España
Uncategorized

El exorcismo de anneliese michel

Esta joven alemana nacida en Baviera en 1952, pertenecía a una familia humilde y religiosa por ello fue educada fervientemente como seguidora de la fé católica.
Era una adolescente como cualquier otra, con sueños, anhelos, inquietudes como cualquier niña de su edad, al cumplir los 16 años Anneliese comenzó a sufrir de ataques llegando a perder la conciencia lo cual  fue atribuido a un cuadro médico de epilepsia, el tratamiento que en aquella época se hacía para los epilépticos daban buenos resultados menos a la joven Anneliese. A los 18 años de edad los ataques fueron cada vez más graves y constantes haciendo empeorar por horas a la joven esto provocó que la joven sufriera alucinaciones en las cuales veía caras demoniacas y oía voces que le decías que iría al infierno y su alma ardería.Su familia la ingresó en un hospital donde la suministraban anticonvulsionantes, que en vez de remitir sus ataques hacen que su cerebro se vea gravemente afectado y dañado.
Anneliese desesperada y con su fé, solicitó que se le practicara un exorcismo, porque ella estaba realmente convencida gracias a sus creencias, que estaba poseída por entes demoníacas, en un primer intento la iglesia se niega a practicarle un exorcismo y los médicos le recetan Periciacina, lo que aumenta sus convulsiones. Los médicos no pararon de  administrarle medicamentos, causándole más daño que bien en su salud, por ello permaneció en un psiquiátrico durante un tiempo, la joven se recuperó e incluso completó sus estudios en la universidad.
Para ese entonces la joven había cambiado muchísimo, se mostraba irascible e inquietante sobre los objetos sagrados, llegando a ver rostros demoníacos por todos los lados, la joven cambió tanto que todo el tiempo se mostraba agresiva, dormía en el suelo, comía insectos, carbón, no tenía una higiene digna, una vez sus padres la sorprendieron bebiendo su propia orina, arrancaba la cabeza a cualquier animal indefenso que se encontraba en su paso.La familia para ese tiempo ya estaba muy desesperada, la joven se pasaba días debajo de la mesa de la cocina ladrando como un perro rabioso, rompía crucifijos, quemaba las imágenes santas, realmente era muy peligrosa.
Para ese entonces sus padres ya sabían que su pobre hija estaba poseída por algo maligno, todos los párrocos se negaban a realizar un exorcismo, ya que creían que no había pruebas suficientes para creer eso. Después de luchar mucho por fin se les permitiría hacer un exorcismo a su hija desde septiembre 1975 a julio 1876, en estas sesiones la joven convulsionaba y golpeaba todo lo que pillaba en las sesiones, en una de ellas llego a decir que estaba poseída por 6 demonios, Lucifer, Belial, Caín, Judas…
Después de muchas sesiones la joven empezó a mejorar y a comportarse como una chica normal, volvió a clases y a la iglesia pero sus ataques nunca cesaron y volvió a dejar de comer, llego hacer 600 genuflexiones de forma constante dañando sus rodillas gravemente. Indudablemente el caso de esta joven muestra notorios signos de posesión ya que optaba posturas rígidas y extrañas hablaba en diferentes lenguas ya muertas, tenía diversas personalidades múltiples, no respondía a los golpes, desprendía un olor insoportable es decir olía a putrefacción.

Leave feedback about this

  • Interés
  • Redacción
  • Temática

PROS

+
Add Field

CONS

+
Add Field
Choose Image
Choose Video