octubre 2, 2022
Madrid, España
Uncategorized

IMPOSICIÓN DE MANOS: LA ENERGÍA DIVINA AL SERVICIO DE LA SANACIÓN.

La imposición de manos representa uno de los métodos de curación alternativa más antiguos del mundo. Se han encontrado pruebas de la existencia de esta práctica desde el tiempo de los egipcios. Un ejemplo de esto es el papiro Ebers del siglo XIII AC, en el cual se describe la técnica como un tratamiento médico utilizado en aquellos días.
La imposición de manos en la actualidad
Durante los últimos años, la imposición de manos está presentando una mayor aceptación entre una amplia gama de profesionales de la salud, tanto tradicional como alternativa.
La terapia de imposición de manos consiste en la colocación de las mismas sobre la proximidad del cuerpo del paciente. En este movimiento se combina la puesta de las manos con la canalización de energía curativa del sanador hacia el enfermo.
Algunas de las diferencias que la imposición de manos ostenta frente a otras terapias vibracionales son que:
No utiliza remedios vibracionales
No utiliza esencias curativas
No utiliza ningún tipo de aparato
Esta técnica de terapéutica vibracional utiliza la capacidad humana para dirigir  de manera consciente el flujo de las energías curativas  multidimensionales tanto hacia el cuerpo como hacia sus sistemas de energía física y espiritual asociados que ayudarán a dar lugar a cambios curativos.
La primera curación
Para realizar una curación por primera vez, el sanador debe llevar a cabo un rápido análisis energético del cuerpo de su paciente para poder determinar la manera en la cual el mismo utiliza su sistema de energía en general. Un buen análisis del flujo energético del sistema del paciente comprende la realización de algunas preguntas como por ejemplo:
¿Cuáles son los bloqueos principales?
¿Cómo emplea su energía?
¿En qué forma la dirige mal?
¿Cuáles son los resultados a largo plazo de su dirección errónea?
¿Cuál es su principal defensa?
Por otro lado, el sanador debe tomar nota de las características físicas del paciente. Esto ayudará a dar cuenta de la estructura del carácter del mismo. Una vez que se ha llevado adelante todo este procedimiento podrá determinar la manera de trabajo como así también las zonas del cuerpo que requieren de mayor atención.
Algunas consideraciones generales

Aquí se presentan algunas consideraciones de índole general que debe tener en cuenta el sanador y que lo ayudarán en gran medida a llevar adelante cada una de sus terapias:
Lo más importante no resulta ser la forma de colocar las manos. Lo que es determinante y primordial es la disposición mental. Esto se debe a que la cura de enfermedades a través de este método puede resultar en un procedimiento donde algunas de sus etapas se realicen a distancia.
Es muy complejo trabajar con una mente bloqueada. Esta es justamente la razón por la cual la curación es muchas veces malograda por la propia persona que se ve cegada y obstaculizada por la misma búsqueda desesperada de ayuda.
Muchas de las técnicas que se pueden utilizar son similares a otros trabajos de polarización, bioenergía o reiki.
Hay que tomar en cuenta que es el propio tratamiento, y no el uso del reloj, el que establece el tiempo que necesita para desarrollarse. Es cierto que existen determinadas pautas generales pero la imposición durará lo que cada paciente en particular requiera.
La técnica paso a paso
Aquí se presentan todos los pasos que debe seguir el sanador para llevar a cabo una sesión de imposición de manos.
Preparación mental: Antes de comenzar, el sanador debe respirar profundo, levantar la mirada y mantener el aire durante algunos instantes. Luego, es necesario que se baje de manera muy lenta la cabeza, exhalando suavemente. A medida que el aire va saliendo de los pulmones, se debe imaginar que sale tanto del cuerpo como de la mente todo tipo de desarmonía. También deben desaparecer toda clase de preocupaciones y tensiones.
Preparación física: Antes de la aplicación, resulta conveniente friccionar las manos una contra la otra hasta calentarlas. Este ejercicio favorece el equilibrio del campo, la irradiación de energía y además evita un contraste muy fuerte de temperatura entre sanador y paciente. Para llevar adelante este ejercicio es necesario sentarse cómodamente y cerrar los ojos. Luego se debe aspirar y exhalar de forma profunda concentrándose en cualquier imagen de la naturaleza que inspire una sensación de paz, armonía y tranquilidad. Esta práctica tiene por objeto ayudar a aquietar la mente y las emociones del sanador. Lo importante es que se consiga internamente una sensación de plenitud y de paz.
Durante la imposición: En este momento tanto el sanador como el paciente, deben permanecer con los ojos cerrados. Esta postura facilita la relajación y dispone una actividad mental mucho más lenta como así también aletargada. Si se considera que el paciente requiere de alguna preparación antes de la imposición propiamente dicha, es recomendable brindar un masaje suave en el cuello y en los hombros. Esto permitirá llevar adelante un doble proceso por el cual no sólo que el sanador podrá entrar en contacto con el paciente sino que además podrá establecer un espíritu de mutua armonía.
Plegaria: El sanador debe tener en cuenta que siempre que se considere adecuado puede elevarse una plegaria, oración o mantra. Asimismo puede realizarse una breve meditación que genere un ambiente y conciencia idóneos para la aplicación. La realización de estas prácticas estará sujeta a la situación o el tipo de persona que reciba la imposición de manos.

Movimientos: Los movimientos en realidad son muy sencillos, debido a que fundamentalmente se trata de la colocación de la palma de la mano sobre la zona a sanar.
Finalización: Una vez terminada la aplicación de cualquier técnica, el sanador debe sacudir sus manos tal como si estuviesen mojadas. A través de este movimiento se busca la eliminación de cualquier posible energía negativa que estuviera adherida a su persona. Asimismo es recomendable proceder al lavado de manos con agua corriente. Esta práctica es fuertemente aconsejable cuando se aplica la técnica a personas gravemente enfermas o después de haberla realizado repetidas veces con varios pacientes.

Leave feedback about this

  • Interés
  • Redacción
  • Temática

PROS

+
Add Field

CONS

+
Add Field
Choose Image
Choose Video