octubre 2, 2022
Madrid, España
Uncategorized

DRAGOBETE, EL SAN VALENTÍN RUMANO

Dragobete es la fiesta rumana equivalente a nuestro San Valentín, y se festeja el 24 de febrero.
El Dragobete es una celebración de origen pagano en la cual se celebraba la llegada de la primavera, pero en tiempos más recientes tiene una connotación más romántica.
Según cuenta la leyenda Dragobete era un dios joven y bien parecido que simbolizaba la llegada del calor y el amor al mundo.
Dragobete era una especie de padrino de los cielos de los seres vivos y era quien oficiaba «la boda» de todos los animales. A este día también se le llamaba el día de compromiso de las aves, cuando éstas hacían sus nidos y se reproducían. Al pasar del tiempo, los hombres adoptaron esta leyenda y se tenía la creencia de que si en ese día los jóvenes se declaran su amor, Dragobete les protegería y estarían unidos todo el año.  También se cree que quien era partícipe de esa fiesta tendría protección durante el año frente a enfermedades y en su hogar reinaría el bienestar.
Los chicos y chicas se declaraban ese día. Ambos se vestían con sus trajes de fiesta y se engalanaban.  Muy temprano, las chicas salían y recogían nieve que al derretirse usaban para limpiar su cara y cabello. Solían recoger también flores de primavera, sobre todo violetas o campanillas de invierno. La nieve y flores que recogían también las usaban para hacer pócimas mágicas de amor. Esas flores tenían que guardarlas hasta el 24 de junio,  día de Sanziene, momento en que las tenían que arrojar a un arroyo junto con incienso, para alejar la mala suerte. Se pensaba que las mujeres que no siguiesen esta tradición jamás se casarían.
Los jóvenes se reunían en los bosques donde encendían hogueras, disfrutaban del día y se conocían entre ellos. Luego las chicas volvían al pueblo corriendo, perseguidas por los chicos que se habían enamorado de ellas. El chico que pillaba a la chica le pedía un beso delante de todo el pueblo y si a ella le había gustado el chico y aceptaba, se besaban públicamente y significaba el compromiso a lo largo de al menos un año, hasta el festejo del siguiente Dragobete. Era costumbre que la gente se reuniera para ver la llegada de los jóvenes y enterarse así de las siguientes bodas, pues para algunos sería ya el compromiso definitivo.
Los no tan jóvenes y ya casados aprovechaban Dragobete para revivir y fortalecer su amor. A tal fin, las mujeres se dedicaban a cuidarse y arreglarse, no trabajaban ese día y también usaban el agua de las últimas nieves, llamadas las nieves de las hadas para hacer pociones que las mantuvieran bellas. Estas mujeres se acercaban a pueblos vecinos donde no las conociesen y coqueteaban con los hombres. Esto se suponía mantendría el deseo de sus maridos hacia ellas.
Actualmente, en Rumanía estas costumbres y tradiciones han cambiado y el día de Dragobete es parecido al de San Valentín, y las parejas rumanas se regalan bombones, peluches y flores entre las que destacan las campanillas de invierno.

  • las mujeres no trabajaban ese día y también usaban el agua de las últimas nieves, llamadas las nieves de las hadas para hacer pociones que las mantuvieran bellas. Estas mujeres se acercaban a pueblos vecinos donde no las conociesen y coqueteaban con los hombres. Esto se suponía mantendría el deseo de sus maridos hacia ellas. que graciosa es esta parte¡¡¡ me ha gustado mucho el texto, es muy interesante

  • que interesante el san valentin en las diferentes culturas

Leave feedback about this

  • Interés
  • Redacción
  • Temática

PROS

+
Add Field

CONS

+
Add Field
Choose Image
Choose Video